Anchoas y Tigretones

Lo insignificante

El equilibrio entre ser invisible y hacerse notar

No hace falta haberse currado cinco años de Lingüística para conocer, que no necesariamente saber, la diferencia entre significante y significado. Ni siquiera esa doblez particular de continente y contenido. Podemos seguir así ad infinitum : los pros y los contras, el haz y el envés, las teorías y las prácticas.  También es curioso el concepto de contrario: todo aquello que comienza por “in” te enfrenta a algo de golpe, del mismo modo que todo lo que empieza por ex remite, a veces, a lo que una creía era el mejor de los tiempos. Dice el DRAE que insignificante es lo mismo que baladí,  pequeño, despreciable. No van a negarme que baladí, prescindiendo de lo que conlleva, es una palabra preciosa, que suena a corneta, a un montón de collares cayendo sobre la pechera de una camisa recién planchada.  Baladí es lo mismo que despreciable, algo que no se tiene en cuenta, que se pasa por alto, que se se borra con typex de indiferencia.  La sombra que perdía Peter Schlemihl era solo eso, una sombra, pero sirvió para dar título a una novela y conducirla hasta un fin.

Pese a todo, yo creo que insignificante es equivalente a invisible. Todo esto que no vemos o que no queremos ver porque es una  posible, futura e hiriente solidaridad con aquello que podremos ser o estar: tristes, abandonados, silenciosos  ( o no).  Lo lejana que puede estar una soledad muy encendida y que de repente nos quema, dándonos la sorpresa de mostrarse así, de golpe, como una realidad monoplaza. No estaba tan lejos, ¿verdad? Era invisible hasta que rompió la extraña alianza de esos antagonismos y desdeñó lo difuso convirtiendolo en concreto. Y asoma también el miedo a la vida.

He visto una película en la que a  un hombre le llaman insignificante porque es, creo, tan discreto y apocado que no puede quedarse con la chica o se rompe la pretendida coherencia del discurso. Siguiendo con la dinámica de pensar que todas las pelis y las canciones lacrimógenas hablan de uno mismo (es lo que tiene llevar una laaaarga temporada más pallá que pacá) hace unos días le deseé toda la felicidad del mundo a quien quise y no supe dársela en otro momento de la vida.  No somos, ciertamente, la última Coca-Cola del desierto (cómo me espanta esta expresión, la uso para sentirme aún peor) porque, es verdad, querer y no poder es uno de estos principios de la contradicción.  Quizás no haya sido todo tan sencillo y, simplemente,  dar y recibir no fueron hechos encadenados. O lo que se da, (y no se quita, que estamos muy bien enseñados), sea un camino solamente de ida o un brindis al sol.  O pasamos, como en los peores finales, de ser unos seres maravillosos y únicos, a una parte infinitesimal del mundo.  De dotar todo un planeta de sentido a perder el sentido en intentar entender las cosas que pasan : dónde te coloco, qué puedes contarme y qué no, dónde empezamos a ser otra cosa.  De presentes a pasados invisibles. De ser la completa semántica a la absurdez de la insignificancia. La lingüística, lo que es, es cruel de cojones. Y este post es absurdo, quizás, en sí mismo. Un tanto imposible.

Película: La delicadeza. A mí el sueco me gusta.

Banda sonora: El fin del mundo en mapas de Maronda

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Lo insignificante

  1. Que pánico me entra al mirar esa foto y también cuando leo algo que he sentido tantas veces:

    “O pasamos, como en los peores finales, de ser unos seres maravillosos y únicos, a una parte infinitesimal del mundo. De dotar todo un planeta de sentido a perder el sentido en intentar entender las cosas que pasan : dónde te coloco, qué puedes contarme y qué no, dónde empezamos a ser otra cosa. De presentes a pasados invisibles. De ser la completa semántica a la absurdez de la insignificancia.”

    ¡Qué bien lo cuentas! Es tal cual la montaña rusa de la vida o de los sentimientos.

    A veces todo tiene sentido, estamos en la cúspide, sin ni siquiera notarlo, y, otras veces, sin embargo, se abre un gran agujero y nos sentimos minúsculos, prescindibles, absurdos, …

    Lo cierto es que este mundo viene sin instrucciones y sentirse seguro o dejarse llevar por la rutina es lo artificial, lo natural debiera de ser el sentirnos inseguros a cada paso, sin saber apenas nada, pero…¿quién puede vivir constantemente con ese desasosiego?

    Besos “sirena de las palabras”

    Siempre es un gustazo comerse unas anchoas con tigretones en tu compañía.

    • Querida, soy una señora ya un tanto mayor que lleva una mochila inmensa de arañazos. Cuando crees que no necesitarás la mercromina de nuevo, la tiras, además, estaba a punto de caducar. Y resulta que te llevas la galleta más increíble que te puedas imaginar, rascándote codos, rodillas, almas y demás impedimenta….A mí los años me han hecho más resistente, pero también mucho más ingenua.

      Siempre es un placer que las luciérnagas iluminen mis líneas…gracias por venir, Lucía.

  2. ArmandoEpigrama en dijo:

    Interesante tu estilo y la mirada que aquí muestras sobre “lo insignificante”.

    A mí “insignificante” me sugiere en primer lugar “vacío”, que es una posición cercana a “invisible”, siento. También me parece que es insignificante dotar, investir de mayor importancia algo que visto con calma no cuenta o contaría muy poco si nosotros mismos no le agregáramos lo que no posee.

    Me encantó tu percepción de la palabra “baladí”, la metáfora de ” un montón de collares cayendo sobre la pechera de una camisa recién planchada” , el sonido de una “corneta” me devolvió a una niñez en bicicleta.

    Para terminar diré que llegué hasta aquí a través del blog de Maite. ¡Feliz hallazgo tu blog! Me anoto.
    Armando.

    • Gracias por venir, Armando, y espero que muchas más veces. 🙂 Sí, el vacío, lo invisible, paradójicamente está ahí y molesta. Es duro que lo que no existe ya, por voluntad propia o de otros, siga haciéndose sitio en donde no lo tiene. Y es verdad y me anoto lo que dices: cuántas y cuántas veces hemos llenado de cualidades solo imaginadas por nosotros a alguien o algo para, posteriormente, llevarnos el palo de haber sido Pigmaliones intrépidos, nada más.

      Espero que pases de nuevo y muchas gracias por tus palabras. Me alegro de que te guste el blog. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: