Anchoas y Tigretones

En un cuaderno Moleskine (11): árboles, nudos y caracoles

Read and relax

 

 

Hoja del cuaderno manchada de bronceador. 

 

"Hay días en que a una se le mueren de golpe las ideas. Pequeñas muertes sin importancia. Daños colaterales. Creo que es como apoyarse en la ventanilla de un tren, viendo pasar a toda velocidad los árboles, esa coreografía estática de ramas desdibujadas. Una orgánica estructura de ramas más pequeñas, de hojas que ya ni adivinamos, pero que será un árbol como tantos otros que sí he visto de cerca. Imposibles y veloces como el libro robado; furtivos como vidas vividas a destiempo. Salen de mi óptica egoísta, que les otorga una entidad que no tienen, la de ser míos por un instante. Y siguen viviendo, ajenos completamente al hecho de haber formado parte de mí por un momento. Y a mí me dejan con una mezcla de mareo y desconcierto.

Se nos ha ido medio año de puntillas. Y ha sido como apoyar la cabeza en la ventanilla. Hubo primaveras e invierno. Principios y finales. Sentirse un ovillo feliz bajo el edredón escuchando la lluvia. Doblar ropa ajena. Guardar llaveros y  perder llaves. Recuperar la sensación perdida del flexo estudiantil. Deshacer algún nudo gordiano y ser un nudo una misma. Seguir subiendo escaleras de cuatro en cuatro y hacer que toco la batería (con convicción y dramatismo) cuando pongo en el Spotify algunas canciones. Cambiar la bombona (#gasciudadquiero) y escuchar tu voz. Y admirando la sensual pereza de los caracoles deslizándose por nuevos territorios cuando escampa. 

Decía al principio que hay días en que muchas ideas mueren de golpe. Quizás es una limpieza de disco duro necesaria, alcanzar un punto de saturación que lleva a cerrar puertas y a poner límites. A respirar hondo y soñar aeropuertos. Con las uñas pintadas y terrazas conversadoras.  El resto del año está agazapado ahí, esperando. Entenderé las cosas cuando hayan pasado, cuando haya visto de nuevo las copas de los árboles de agosto y octubre. Y, mientras tanto, tomo impulso para saltar. "

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “En un cuaderno Moleskine (11): árboles, nudos y caracoles

  1. Non sei se morrerán as ideas. Rastro, non deixan, nin marcas de cadáveres; as novas, en cambio, véxoas como unha evolución das que desaparecen, e o tren segue a súa marcha.
    Bicos

  2. Non ten por que ser malo que as pequenas ideas morran, deixando sitio para grandes ideas; máis ben resulta hixiénico: perdemos ideas pequenas como perdemos escamas de pel, pelos, pestanas e outras cousas menos citables.
    Que teña un bon verán, non esqueza (xa vexo que non) o bronceador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: