Anchoas y Tigretones

Despertares (9)

 

 

 

La promesa del café recién hecho era el reto para levantarse de la cama. Tener frío, como casi todas las mañanas vacías desde hacía un mes, la obligó a abrir el armario para abrigarse con un imposible refugio de ausencias. Y cuando vio colgada su camisa en una percha, se dio cuenta de que ahora él sí que tenía una razón para volver. Aunque sólo fuese porque la puta crisis no le dejase pasta para comprarse otra. Se dio la vuelta sonriendo, respiró hondo, y decidió que era un buen día para volver a fumar.

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Despertares (9)

  1. Ninguén volve por unha camisa, nin por cartos, princesa Sigrid. Pode enganarse ou xustificarse, pero todos temos necesidade de cariño, de calor humana, de fogar.
    Ti tamén, e mereces o teu propio amor.
    Bicos

  2. Vaya truco! Dejas una camisa, y te esperan, como Penélope…:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: