Anchoas y Tigretones

Doppelgänger (1)

 

Para el desdoblamiento no llega el disfraz. Tampoco la construcción de una identidad. Los personajes acaban pareciéndose unos a otros. Ser dos "y estar en cada uno de los dos por completo" es el sueño de la bilocación. Madame Bovary o Frankestein. El autor y sus voces. El actor y su papel. Pero  a ella no le  llega, ¿verdad? Se sobrecoge ante sí misma cuando descubre que desea observar en las antípodas de la cordura, en el límite de lo ordinario y biempensante, todo aquello que haría saciando lo primario. O dándole prerrogativas de justiciero. Hay días que quiere ser Towanda y darle pero bien al coche de delante tras un gesto machista de gillpollas. O tener un rayo vengador para quien  dice que no, que no es digna de tener la confianza bancaria. Toma rayo para ti (Nota de la autora: esto es un guiño para los fans de Catherine Keener y Tom DiCillo) O desearle una buena patada a quien desde el despacho elimina la vida cotidiana (el cole, los cines, los bocatas, la tranquilidad, la siesta) de aquellos a los que ve subordinados, aprovechándose de un contexto social que, en nombre de una entelequia llamada crisis, propicia que cada vez se llenen más los bolsillos algunos a costa del gasto social de todos. Ella, insisto, quiere a veces desdoblarse. Está harta de gestos hoscos, de ser invisible ante los cotidianos, de quedarse con el "buenos días" congelado en la boca tantas veces como si monologase. De  saber  cómo hay remedio para mucho y las patentes languidecen, congeladas, en cajones bajo llave. O de ver también al sátrapa al que su país lleva haciendo la pelota muchos años  campando por sus respetos y por los del derecho internacional. Y eso le jode. Porque muchas enfermedades morales tendrían cura. Aunque a ella  no le curen el desamor, que eso aún no se ha inventado.

A veces piensa que quiere ser una Dexter domesticada. Y darle bien a tantas cosas. Como en el fondo es una romántica, se consuela, porque hay que reconocer que en este mundo no se consuela el que no quiere, pensando que un buen día sabrá de su gemela maldita, de su Doppelgänger, por los periódicos, internet, la tele. Que un fenómeno llamado bilocación pondrá orden donde ella ve desorden.En realidad, confiar en la existencia de  "mi otra "con mando a distancia, sin pringue de ningún tipo, bondadosa en su crueldad ,es una ingenuidad como la copa de un pino. Aunque, revisitando el concepto gótico, sepa que su imagen y su figura, esa visión del espejo, no son más que un pálido reflejo de una realidad inventada que vive en otro lugar.Tan lejos y tan cerca de ella. La otra.  Ya está buscándole nombre.

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Doppelgänger (1)

  1. Me he tomado la libertad de curiosear y llegar a su blog desde Paz Y Beirut; un placer 🙂

    [Sybilla Cardinale]

  2. Para min, o remedio ao desamor pasa polo amor por un/unha mesm@, diga o que diga Gil de Biedma.
    Bicos

  3. Recoméndoche, se non a viches, a película döppelgangeriá “V for Vendetta”, a recreación dun moderno conde de Montecristo. Tivo moi boas criticas (imdb). A min gustoume.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: