Anchoas y Tigretones

El perdón y las gracias

 
Eres así 
 
 
 
 
Ella, como todos, tuvo que aprender a pedir perdón. Perdón por la impuntualidad, por masticar con la boca abierta, por hablar en clase y no hacer los deberes. También pidió perdón por las pequeñas miserias de la indiscreción adolescente, a golpe de teléfono y jurando, otra vez, lealtad eterna a la amiga herida. También cuando tuvo que cerrar alguna puerta que se resistía y apoyaba en el chantaje, empujando para dejarla atrás. A sí misma por haberse traicionado, por boicotearse, por ceder a la autocomplacencia, por negar. Sabía que nunca llegaría a comprenderse, pero entendió que había perdones que no eran negociables. No eran ecuaciones perfectas. No podía excusarse por su sexualidad, ni por tener o no más inteligencia, ni por su humor incomprensible para muchos ni por su brillo o su oscuridad. Tampoco, qué coño, había que pedir perdón por estar buena. Ni había que fingir mala pronunciación en inglés para que no se le echasen encima. O porque Antonioni le pareciese un coñazo.  Ni tampoco por pensar que intentar dotar de contenido científico a aquello que no lo tiene, conduce, inevitablemente a la artificialidad. Todo aquello que escondía para no despertar la hidra ajena era una bendición porque eran su espacio habitable y su lugar en el mundo. Cogió el spray de pintura y lo metió en su bolso. Al salir a la calle buscó una pared bien grande y, a la vista de todos y en mayúsculas escribió: GRACIAS.
Anuncios

Navegación en la entrada única

5 pensamientos en “El perdón y las gracias

  1. ¡Cuánta sabiduría en este artículo! Impresionante, me ha encantado.

  2. César F. Buitrón en dijo:

    Voy a ser simple en mi elogio: como siempre, mejor que nunca.

  3. Ah! O mundo que nos ve, o argumento para non nos vermos! Velaí o Rubicón que nos corresponde pasar en cada vida.
    A miña aperta

  4. I don´t understand. Not a word. 😛 😛

  5. Unha precisión sobre a diferencia que eu vexo entre os conceptos de “desculpa” e “perdón”. Penso que como humanos teriamos que pedir “desculpas” por moitas cousas, mais perdón por moi poucas.
    En todo caso, eu pídolle desculpas á autora do blog porque a mi si me gusta o cine de Antonioni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: