Anchoas y Tigretones

En un cuaderno Moleskine (7): Corticoles

 Sentada en una pila de libros

Retoma el cuaderno por la mitad y ved lo que pone:

"Setiembre arranca con la melancolía de los coletazos del verano, con los azucarillos de cafés mediterráneos que guardamos de recuerdo y con la arena tardía de la playa rascando el parquet de la entrada. Arranca con la lluvia que nos devuelve los chubasqueros que huelen un poco a naftalina, casi como el alma del domingo y la provincia. Ya he contado aquí que a mí setiembre me gusta así, con su olor revenido y de goma Milán de nata, de colección de ganchillo y de cálculo de créditos de libre configuración. No sé si será porque algunas cosas se me han quedado en puntos suspensivos que me gustaría aprovechar esta convocatoria de después del verano sabiendo que puedo no presentarme y esperar vientos más propicios. Porque no sé todavía resolver algunas ecuaciones. Hago análisis sintáctico y se me va el funcionalismo al carajo. Intento recordar batallas fugaces, quién sucede a quién en las dinastías, pero la Historia se superpone. Tampoco ayudan las contradicciones entre ácidos y bases. Sabiendo que todo lo que hago es un permanente beta, voy a guardar mis Corticoles y mis lapiceros para mejor ocasión. A no ser  que decidas presentarte conmigo y me dejes hacer trampas. Aunque sólo sea por esta vez y para que yo pueda pasar de curso".

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “En un cuaderno Moleskine (7): Corticoles

  1. Me he visto proyectado yendo al cole el primer día de curso. Casi que lo he podido oler. Y mira tú por Londres, me ha venido la imagen de una cartera (mochila) que llevaba en 4º o 5º, hace unos “pocos” años. Más o menos cuando los Dire Straits sacaban su segundo o tercer LP.

  2. Benvida de regreso, Princesa, aínda que me incorpore tarde eu ao meu papel de curioso lector.
    As trampas sempre se refiren a un mesmo. Non che dou permiso nin cho quito; non está na miña man nada máis ca ser eu mesmo, nas circunstancias que veñan.
    Bicos

  3. es maravilloso leer un reflejo de mis recuerdos, es poner letra a mis ecuaciones metales que no soy capaz de dar forma escrita, el recuerdo de la goma de borrar de Nata Milan es indescriptible, GENIAL!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: