Anchoas y Tigretones

Microrrelato para una adicción

 

 Imagen de Gail Worley, The worley Gig

 

Como casi todos los días, el leía la piel que ella le dedicaba. Sin tatuajes, sin nombres ni marchamos, él sabía que le pertenecía. Bebía su nombre y sus letras a sorbitos, con tímida distancia, otras con avidez y glotonería. Ella se dejaba leer. Con pereza, con regocijo, en la mejor forma de la voluptuosidad. Nunca podrían estar a dieta el uno del otro. A pesar de las restricciones, las fronteras, lo prometido y lo amenazado. Se bebían y se miraban. Sin hablarse. Sin verse. No podían resolver la ecuación porque eran adictos. Y algunas adicciones no se curan. Menos mal.

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Microrrelato para una adicción

  1. Nada máis marabilloso ca unha persoa que se deixa, de verdade, ler. Encántame a imaxe.
    Bicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: