Anchoas y Tigretones

Públicas escrituras, vidas privadas.

¿Sabías esto?

Ya sé que la expresión puede quedarme un poco demodé. Pero hoy, pensando en Salinger y Holden Caufield, le doy vueltas a la creación de un neologismo que creo nos hace mucha falta. Estoy hablando del "aquí hay tomatismo". Entiendo por !aquíhaytomatismo" la necesidad , casi arqueológica, de hacer exégesis y recuento de las particularidades vitales de quien destaca en otras lides. Salinger era escritor. Poco prolifico, es verdad. ¿Supervalorado? Es posible. Más que eso: el riesgo que tienen personajes como Holden es convertirse en letanía y pasto de freaks. En pegatinas y camisetas. En citas como las ubicuas de Tagore, las lágrimas y las estrellas, o en otro orden de cosas, el recit de "las naves de Orión y las puertas de Tanhausser" en los alucinados y perdidos ojos de Rutger Hauer. Cuando yo tenía dieciséis años, dejé que un chico me rozase la rodilla  mientras se marcaba el rollete imitando a Hauer en Blade Runner. Me pareció precioso, y aunque no entendía un carallo de lo que me estaba diciendo, me pareció lo más profundo que me habían contado en mi vida. Unas semanas más tarde lo dejé porque se quedó dormido viendo "Muerte en Venecia" en el cine Valle-Inclán. Y claro, para una aprendiz de cultureta, para una devotísima buscadora de citas que soltar en conversaciones con los chicos cultos de COU, aquello era una ordinariez. Y una falta de militancia. Ya era bastante duro fingir que habías leído a Proust a los catorce años. Pero no hiperventilar con aquella peli, con la que había que hiperventilar para ser lo más cool del mundo, no podía ser. Y a pesar de la dulzura de sus ojos color Coca-Cola tuve que dejarle. Una se debe a su prestigio.

Cuento todo esto porque, decía al principio de esta digresión, que salen ahora todos los exégetas, buceadores de archivos y demás, contando que Salinger era un misántropo (cosa que ya sabíamos, por otro lado). Que era un borde. Que no quería la fama. A pesar de su querencia por ser Bartleby-como Rulfo, como muchos otros-por pose, por iniciativa propia, no quería salir a la luz pública. Nunca pensó en acudir a un show televisivo ni en salir en la revista "Cuore". Y digo yo .¿y qué? ¿Son tan importantes los gustos, aficiones o querencias de los autores? A mí me importa un cuerno si en su casa tiene álbumes de mariposas o si coleccionaba pegatinas de la fruta (yo lo hago, ¡mola!). También me importa un comino con quien se acostaba Gil de Biedma, si era homosexual, trisexual o lo que le diese la gana. Pero leo "Pandémica y celeste" y sé que adoro esa escritura que sí me lleva a un mundo que quiere compartir porque a él le da la gana. Pero del que yo no necesito indagar. Se me ofrece. Y lo venero. Otra cosa son las polémicas sobre pasados filonazis, ofrecimientos a la censura franquista o delatores en la caza de brujas. Ahí entramos también en el juicio público.

Hay escritores que se convierten en personajes. Es su elección. Y no me refiero sólo a los que quieren ser arzobispos de Manila porque les parece muy bonito o a los que en pleno arrebato alcohólico hablan del "milenarismo, ¡cojones ya!". También los hay que van a hablar de su libro. Incluso los que suben en ventas por su felina mirada neoyorkina. O los que protestan por las concesiones de premios. Me parezca bien o mal, es su elección. Siempre he adorado a Truman Capote, ese inmenso cotilla, que supo crear un híbrido entre periodismo y literatura, con él como personaje.Pero cuando alguien elige estar en la sombra, cuando se debe al frío y gris invierno del centro de Europa como Kafka, su intimidad debe ser garantizada. Y no dejemos que el aquíhaytomatismo, que el discurso cotilla, se haga imprescindible. Dejemos a las revistas del corazón hacer su trabajo. Porque la vida, solamente en casos muy contados, debe ser convertida en literatura de cordel.

 

 

Navegación en la entrada única

8 pensamientos en “Públicas escrituras, vidas privadas.

  1. cierto..a mi siempre me preocupó el buen género y no las querencias o vicios del responsable, muchas veces son argumentos de venta y casi siempre puro cotilleo del ser humano, cotilla por definición. Muy bonito as well. bicos.

  2. Dios, pero qué bien escribes, y no es peloteo, you know. Tienes toda la razón. El biografismo sólo tiene su razón de ser en la medida que afecte al espacio púbico del escritor. Aún así, el aquihaytomatismo ha conseguido cosas tan maravillosas como artículo del tipo “¿Fumaba Pushkin?” Un beso muy muy grande

  3. Yo tampoco terminé de ver “Muerte en Venecia”. Menudo coñazo. Eso sí, el libro lo terminé entero, pero también hubiera sobrevivido sin él.

  4. Princesa Sigrid en dijo:

    @isi: desde luego. El problema de la anécdota, truculenta o simplemente “jugosa”, es que no nos deje ver el bosque. Sin ir más lejos, un recién conocido me contó que en un concierto, alguien casi le impide escuchar Maggie May. Y no te cuento el resto de la anécdota porque te la imaginas…
    @Xosé: me voy a convertir en una auténtica oruga, como la de Alicia en el país de las maravillas, de los piropos que me echas. ¡Vivan los wedscoffee y los lectores como tú!
    @xoandacova: No te contesto como te mereces porque soy una señora. Pero como de vez en cuando me permito ser lo que no soy, a ti te habría consentido quedarte dormido.

  5. Canto máis a leo (e hai un par de semanas que a descubrín) máis me lembra polo que conta a Carrie Bradshaw de Sex in the City. Dixéronllo antes?
    (por moito que amole, Morte en Venecia é un callo malaio) Saúdos

  6. A miña achega neoloxista:
    Creatibio s. m. fem. creatibia. Persoa que traballa no eido da arte, sen quentar moito a cabeza.
    Polo que respecta ao comentario, lembro o dito popular: ‘Ti goberna na túa vida, que a miña nada che importa’, ou o bíblico: ‘Non xulgues, se non queres que te xulguen’.
    Dígoo porque as miñas noticias verbo do aquihaytomatismo veñen exclusivamente das persoas que o critican.
    Bicos

  7. …seria bonito un artículo sobre: las veces que me he dormido en el cine….de Dreyer a Titanic una oportunidad para descansar los parpados….bello post (este titulado Públicas escrituras, vidas privadas) . Tambien seria interesante saber cuantas veces triunfó el recitado de Hauer, cuantas defensas cayeron ante la poesia de Orion…..respecto al aquihaytomatismo no estoy tan de acuerdo, creo que para conocer bien la obra de un autor es útil conocer aspectos de su vida….salud.

  8. Princesa Sigrid en dijo:

    @Kaplan: dixeronmo algunha vez, pero eu non lle vexo o punto, dende logo intencionado non é.Son moito máis fan de Samantha que de Carrie, que sempre me pareceu bastante redicha. Grazas por pasar por esta casiña virtual.
    @Carlos: sí, home, sí
    @Robert: Discutimos cuando quieras pero piensa en esto…¿realmente te importa mucho que David Foster Wallace fuese un friki de carallo para que te encante? (Lo que no quita que hayamos estado ambos de luto cuando murió). Discutiremos…y me alegro tanto de tu vuelta….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: