Anchoas y Tigretones

El spam ideológico

A la papelera con todos estos machistasAnchoastigretoneros de mis entretelas, estoy agradecida y emocionada cual Lina Morgan al final del espectáculo por haber recuperado mi blog. Gracias a Blogsome que estás en el ciberespacio, gracias a todos los que os habéis preocupado por el paradero de este mi hijo con hachetemeeles, y paro ya que me pongo muy pesadita. Vamos a lo que vamos, es decir, al turrón y al post.

Una lee a veces comentarios en facebook, escucha conversaciones familiares, asiste a reuniones o asambleas convocadas por sindicatos, va a presentaciones de libros y cosas así y acaba siempre pensando en las musarañas. No porque sea irrespetuosa ni mala pécora, que también, sino porque debido a mi escasa capacidad de concentración siempre se me va la cabeza por otros derroteros. Acabo pensando, por ejemplo, en si pegan o no los calcetines del señor que tengo al lado con sus zapatos, en lo incómodos que son los bolsos de asa rígida como los que lleva esa señora, o asumiendo que me pone nerviosa cómo otros carraspean sin venir a cuento:uno de los últimos conciertos en el Opera Palace de Lacoru a parecía un pasaje de Pabellón de reposo. Cuando caigo ya en la fase alfa o REM de la musarañez hasta llego a imaginarme finales distintos de novelas, digamos por ejemplo, de Larsson o Saramago, por citar a unos cuantos superventas. Bien, a lo que iba. Yo creo que la culpa de mi musareñez no es mía sino del spam mental.

El spam mental ataca cuando se rodean los discursos o cualquier atisbo ideológico de verborrea electoral, facilona, cutre y archisabida. También hace su aparición cuando, por ejemplo, discutes sobre cualquier detalle doméstico y sacamos la típica retahíla de reproches y "te lo dije", relacionados, además y sin venir al caso, con mi/nuestro poco apego a la convivencia, a los detalles y al respeto. También cuando en el discursito relamidito y remangado de los redichos y redichas especialistas en el estereotipo "guerra de sexos" intentas colar una mínima acotación manifestando que tú no odias a los hombres y que el mundo de la pareja te parece muy respetable aunque no lo compartas : ahí aparece el spam de nuevo con sus autojustificaciones y lecturas mal asumidas. En el planeta del spam ideológico, del spam mental, triunfa el modelo zafio,arcaico y ofensivo también de cualquier forma de machismo. Incluso del que viene de las mujeres.

Cómo molaría tener una papelera de reciclaje para meter todos estos spams, crear un filtro bueno de verdad y evitar que entrasen en mi cabeza, resonando con el repiqueteo monótono con el que memoricé, hace mucho, la tabla de multiplicar y el catecismo. Pero me temo que los moldes  culturetas de wikipedia y, sobre todo, la necedad imperante en todo forman un escurridizo a la vez que asentado modo de atacar y contaminar los cerebros. Aunque sólo sea con el aburrimiento que producen.

 

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “El spam ideológico

  1. Que desapareza o bló, que estoure o disco duro e perdas milleiros de fotos e documentos, que veñan todos os virus e spams que queiran, que te boten do feis, bah…onde estén unhas boas birras cun par de amigos…

  2. El spam mental evasivo en situaciones de “rollo horroroso”, nos sirve de mecanismo de defensa, y no es malo. El problema es saber desconectar a tiempo.
    Otra cosa es que de tanto spam que te haya entrado en la bandeja de entrada, en vez de irse a la de correo no deseado, te haya saturado la cuenta.
    Los spam adquiridos son un peligro si no los localizamos a tiempo. Aunque los tengamos bien metiditos en la sesera, no son terribles si los tenemos catalogados con su etiqueta correspondiente.

  3. Este “conceto” de spam es muy interesante.¿Dónde puedo encontrar bibilografía, antecedentes, disidentes, entes spasmódicos…

  4. Somos “espameados” desde que estamos en el vientre materno, pues inconscientemente algo anduvimos oyendo. Al nacer somos bienvenido a una sociedad en la que debemos vestir de azul o de rosa, y en todo caso, de amarillo. Espamean a mamá con los Dodotis (¡Ay! quise decir pañales) a usar, las papillas, bla, bla y bla. Luego llego el gran momento: el de la Educación. La mayor forma de instrucción e introdución de ideas. ¿Para qué? Para ser ciudadanos espameados, ser conscientes de ello y no poder hacer nada.

  5. Marchan sós, se os deixas pasar; se os xulgas, quedan amarrados á mente latriqueira.
    Bicos

  6. Uf, que sustito me has dado cuando entré en tu url habitual y nada de nada. Menos mal que el Google Reader te chiva todos los movimientos :-).

    En cuanto a lo del spam mental, totalmente de acuerdo. Si hubiera una papelera de reciclaje avísame, que la compro, como diría un amigo mío, ipsofactamente 🙂

    Abrazos JB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: