Anchoas y Tigretones

Astenia primaveral

Toi así de asténicaSiempre me he reído de la astenia primaveral. Me ha parecido un cómodo refugio para hacer el vaca total tirados en el sillón y mirando a un punto fijo, pensando en qué momento de nuestras vidas nos equivocamos y decidimos no enrollarnos con Jude Law, por ejemplo. Ese pasotismo estacional me parecía, ni más ni menos, que una estrategia para el dolce far niente o el dolce non pensar en niente o el niente per se. Pero este año, será la edad, me ha atacado duramente. Y no sólo de forma física, sino psíquica. Me da pereza absolutamente todo. Si leo, porque lo que leo no me apetece nada y caigo en el riesgo de fomentar la crítica literaria destructiva, tan en boga últimamente o, peor, "me tiene que molar a pelotas porque si no, no soy de la pandi".  Cuando estoy trabajando, y me encanta lo que hago, pienso en por qué no me toca una primitiva obscena, pero obscena de verdad y me voy a un balneario a hacer tantra o algo así, con unos cuantos maromos que me masajeen la riñonada hasta que me caiga la baba. Si veo la tele, me sorprende mi repentino interés por un culebrón que ponen a las 5.30 o así que se llama "Victoria", mete miedo y tiene un casting absolutamente imposible. ¿Qué me está pasando, yo, con lo que fui? ¿Es que de golpe se están vengando todas las "primaveras sorianas, primaveras como tosco sayal de campesina" y me agreden cual ataque de los clones?.

No sé si puedo escribir una receta para evitar este estado de inconsciencia improductiva que tengo. Ahora bien…¿es necesario pasar por este trance? Ya os he contado que a mí me afecta el otoño. Pero ese arrebujarme entre mantitas, el contemplar las hojas doradas desde la ventana-esto ha quedado muy Jane Austen-me pone las pilas aunque me entristezca. En cambio lo de ahora me parece que es un contagio del estado generalizado de las cosas. Tanta crisis, tanta intervención, tanta actividad hace que nos agotemos antes de llegar a cualquier puerto.Pero encuentro esta página arrancada de un diario  y pienso que todavía hay quien tiene energía para vivir algunas cosas:

 "Las camelias ya han florecido, se han ido, oxidadas y tristes al limbo de la próxima preprimavera. Me gustaría poder hacer lo mismo. Apoyarme en tu pecho y pensar que todo es de verdad, que no quiero hacer nada porque estoy a tu lado y, de momento es lo único que me apetece. Y no sé si quiero algo más. No sé si puedo tener conversaciones interesantes o si simplemente quiero ver cómo llega la primavera. No sé si viene a quedarse. Quizás sea un espejismo. O el anuncio del verano. "

A lo mejor queremos sólo eso. Esperar al verano y que el sol nos caliente de nuevo. 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Astenia primaveral

  1. Anda que… Supongo que te habrás echado unas risas (hacia adentro, eso sí) cuando yo te comenté el otro día eso de: “creo que tengo astenia primaveral porque me siento agotada del verbo agotada”…

  2. O control, princesa Sigrid. O control.
    Creo que hai moito máis ca consciente. Non me corresponde entrar en detalles.
    Bicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: