Anchoas y Tigretones

En construcción

Paciencia, estoy haciendo mi blog:

 

 

 

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “En construcción

  1. Volveré a intentarlo. Ahí va, sin red… Pues muy bien, que sepas que me gusta tu blog, y dentro de él, tu perfil enmarcado en el pequeño espacio de una baldosa porque me sugiere el mosaico completo de lo que esconde. Pero también me gustan tus razones para escribir este blog; tus “poderosas razones” o, si prefieres, tu declaración de principios. Mejor dicho, creo que es el principio de tu declaración de principios, por más que pretendas ocultarte tras esa sugerente “Lolita” que corona la cabecera de tu bloc con mirada traviesa, tacones cercanos, un dedo en los labios y un libro en las manos. Te diré que soy poco amigo de navegar por las aguas “porcelanosas” de la informática. Y es que mis manos prefieren sostener el “Ars Amandi” de Ovidio en unas tablas de arcilla o escribir poemas en la piel de alguien que no siempre me dará la espalda. Pero lo importante es escribir, donde sea, ya que es la manera más pornográfica que conozco de desnudar el cuerpo y de vestir el alma. ¡Ánimo, pues, querida amiga! Que los vientos te sean propicios y las olas favorables en tu navegación por los peligrosos mares de la escritura. Y no olvides que en este puerto-refugio siempre encontrarás un “estibador portuario”, como acertada y recientemente me definió una sirena varada en una de mis orillas.

  2. Si marcas un punto de partida
    y regresas a ese punto,
    sabrás que el círculo es un punto
    que se encontró a si mismo
    y que la eternidad es un camino
    que tiene el largo de tus pies.

    Si el mar está boca arriba o boca abajo;
    Si el abismo fue un cielo que cayó de espaldas
    o el cielo es otro abismo que viene cayendo
    boca abajo
    para ti el mar
    será un diluvio que alcanzó la vejez.

    Si ya te parece absurdo venir desde tan lejos
    sólo para preocuparte de este presente
    donde
    envuelta en alas viaja la vida,
    y en árbol el dolor,
    sabrás que todo lo que vendrá vendrá a irse
    y todo lo que a quedarse vino
    se quedará en el reino de Sigrid.
    -Te quiero, Alteza-

  3. Princesa Sigrid en dijo:

    Morgana y Flavio, me hacéis llorar…no voy a entrar en el mundo de sirenas ni de estibadores…eso os lo dejo a vosotros que de mares procelosos sabéis mucho más que yo…grumetilla inexperta de la vida. Os quiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: